Cuello y escote, lúcelo terso y juvenil

Cuello y escote, lúcelo terso y juvenil

Cuello y escote, lúcelo terso y juvenil

Estamos a punto de colgar las bufandas, de quitarnos el cuello alto de los abrigos y dar la bienvenida a los escotes. Pero desabrigarnos tiene como consecuencia que cuello y escote estarán totalmente a la vista con esas arruguitas que se van desarrollando con el paso del tiempo, sobre todo, originadas por la alegría que hemos tenido a la hora de dejarnos acariciar por el sol sin la debida protección.

+ información sobre el tratamiento