Verdades y mentiras sobre los implantes de pecho - Aumento de mamas con prótesis

Verdades y mentiras sobre los implantes de pecho

  1. Los implantes de pecho no pueden explotar en un avión, ya que es físicamente imposible. Los cambios de presión no pueden hacer explotar una prótesis.
  2. Las prótesis deben cumplir con las máximas garantías de seguridad. Los implantes que disponemos en la actualidad son los más avanzados y seguros que se han fabricado nunca. El gel de silicona de alta cohesividad que se utiliza en las prótesis modernas es extremadamente seguro ya que confiere una gran resistencia a la rotura y una gran estabilidad sin fugas de material. Lo que ocurrió con la marca PIP es un caso aislado de fraude en el que se usaba una silicona de baja calidad.
  3. No afecta a la lactancia si se implanta a través del arco mamario. Por esa vía no se daña ninguna glándula mamaria. Habría problemas si se implanta una prótesis por vía areolar o se tiene que cortar la glándula por algún motivo. Solo entonces los conductos destinados a transportar la leche pueden quedar cortados y aumentar la tendencia de la mama a producir quistes durante la lactancia.
  4. Los implantes no suponen absolutamente ninguna contraindicación para poder hacer cualquier prueba de imagen sobre los pechos. Las prótesis no pueden dañarse a causa de estas pruebas y tampoco producen ninguna distorsión de los resultados.
  5. Después de ponerse implantes de pecho se puede dormir boca abajo aunque no durante el primer mes de la cirugía. Así se consigue que los implantes queden perfectamente simétricos y con la forma óptima. Después de este tiempo, se puede dormir en la postura que se desee.

 

+ información sobre el tratamiento